plg

 

La abreviatura LGBTTTI significa Lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual; las primeras 3 (LGB) son orientaciones/preferencias sexuales, las siguientes (TT) corresponden a identidades de género; la siguiente T corresponde a una expresión de género[i] y la intersexualidad corresponde a una condición biológica.

Así, entendemos por:

  • Lesbiana: Mujer que se siente atraída erótica y/o afectivamente por mujeres.
  • Gay: Hombre que se siente atraído erótico y/o afectivamente por hombres.
  • Bisexual: Persona que se siente erótica y/o afectivamente por hombres y mujeres.
  • Transexual: persona cuya biología no corresponde con su identidad de género y que puede realizar un cambio en ella para adecuarla.
  • Transgénero: persona cuya biología no corresponde a su identidad de género, pero no busca hacer modificaciones para adecuarla.
  • Travesti: Personas que utilizan un performance de género considerado distinto al suyo, sin que ello implique una orientación/preferencia homosexual.
  • Intersexualidad: “todas aquellas situaciones en las que el cuerpo sexuado de un individuo varía respecto al standard de corporalidad femenina o masculina culturalmente vigente”[ii].

Para comprender la diversidad sexual, en necesario señalar dos categorías importantes:

  • Identidad de género: vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales[iii].
  • Orientación sexual: capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género, así como a la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas[iv].

Identidad y género

Las investigaciones sobre el género y la identidad son relativamente recientes. Como pionero de ellas, Alfred Kinsey, (conocido como el padre de la Sexología moderna), hizo una investigación muy extensa sobre el comportamiento sexual de los hombres, realizando 5500 entrevistas a varones blancos en EU para conocer sus prácticas sexuales. En 1948, publicó su reporte sobre los hombres y en 1953 el de las mujeres. Una de sus conclusiones más impactantes para la época es que las prácticas sexuales no eran realizadas sólo para la reproducción. Creó la escala Kinsey, donde resalta que no hay una dicotomía marcada entre hetero y homosexuales.

En este panorama John Money, psicólogo, quien publicó en 1955 Desarrollo de la sexualidad humana y es quien acuñó el término Género. El Dr. Money trabajaba con personas con trastornos genéticos, hormonales, hermafroditismo, etc. Partiendo de cómo se asigna el sexo a una persona –donde el/la doctor/a al momento del nacimiento determina si se es hombre o mujer a partir de los genitales- nos indica que el sexo no es una verdad unitaria o entrañable, porque en realidad lo que entendemos como sexo es todo un cuerpo que depende de glándulas, genes, hormonas, etc. y el género implica vivir cotidianamente las prácticas y costumbres de lo que es masculino/femenino, traduciéndose en los comportamientos, actitudes y roles que conforman la autopercepción.

Por otra parte, Robert Stoller (quien trabajaba con personas a las que se les criaba equivocadamente como hombres o mujeres por una asignación basada en un pene muy chico o un clítoris muy grande) publicó Sex & gender y sus investigaciones se dirigieron a responder la pregunta ¿cómo una persona se va determinando como niño o niña?. Sus conclusiones indicarían que esta determinación depende de procesos psicológicos y sociales.

A partir de esto resaltamos lo siguiente: la identidad de género (femenino/masculino) no necesariamente corresponde con la orientación sexual. Por ejemplo, una persona cuya biología la categoriza como mujer puede tener una identidad de género masculina y sentirse atraída erótica y afectivamente por hombres. En otro caso, una persona con biología considerada como masculina e identidad de género femenina puede sentirse atraída por mujeres y hombres. Ello es parte de las múltiples configuraciones de la diversidad humana.

Además, las identidades son dinámicas y pueden modificarse a lo largo de la vida de manera que, es posible que una persona autodefinida como heterosexual[v] pueda sentir una inclinación homosexual en algún punto de su vida, o viceversa. Esto no supone que la persona pueda modificar su orientación o que deba cambiar su preferencia bajo presión social.

¿Quiénes pertenecen a la población LGBTTTI?

Uno de los movimientos sociales más conocidos es el que busca conseguir la igualdad en el ejercicio de derechos de las personas diferentes al paradigma heterosexual. Dicho modelo se encuentra normalizado en la sociedad, por considerarse como “natural” y ser legitimado por las instituciones religiosas y educativas. En la sociedad tradicional se espera que todas las personas se conduzcan con base a él, de manera que las conductas entendidas como no heterosexuales implican estigmas y prejuicios que se traducen en la negación de derechos.

La población LGBTTTI es la forma de referirnos al conjunto de personas que no se identifican con dicha heterosexualidad normalizada y que se han unido desde décadas atrás para luchar en favor de sus derechos, dado que tienen una serie de características y necesidades comunes por encontrarse en situación de discriminación, a pesar de que cada una de estas comunidades son diferentes entre sí.

A este respecto añadimos la importancia de lo Queer como la reivindicación de una categoría de la diversidad sexual: “La palabra inglesa queer tiene varias acepciones. Como sustantivo significa “maricón”, “homosexual”, “gay”; se ha utilizado de forma peyorativa en relación con la sexualidad, designando la falta de decoro y la anormalidad de las orientaciones lesbianas y homosexuales. El verbo transitivo queer expresa el concepto de “desestabilizar”, “perturbar”, “jorobar”; por lo tanto, las prácticas queer se apoyan en la noción de desestabilizar normas que están aparentemente fijas. El adjetivo queer significa “raro”, “torcido”, “extraño”[vi]. Por ello, actualmente, el término ha sido apropiado para definirse fuera del binario masculino/femenino.

Sin embargo, en este documento utilizaremos la abreviatura LGBTTTI por encontrarse en los marcos normativos y programáticos de la CDMX como el Programa de Derechos Humanos de la Ciudad de México (antes Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal), en el Programa General de Desarrollo 2013-2018[vii] y en la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Distrito Federal.

Sin embargo, señalamos que en algunas partes del documento se mencionará el acrónimo LGBTI y LGBTTTIQ (lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti, intersexual y queer), respetando las acepciones que se encuentran en diversos documentos.

Breve historia de discriminación

Existe evidencia de que la homosexualidad ha existido en diferentes sociedades a la largo de la historia, como atestiguan obras como la Copa Warren en poder del Museo Británico en Londres, la cual data del primer siglo A.C. y está decorada con escenas sexuales de dos parejas de amantes masculinos. En la sociedad persisten los estigmas y prejuicios hacia quienes se señalan como tales, esto por la injerencia que durante muchos años las diferentes iglesias tuvieron en las legislaciones y que fueron apoyadas por posiciones fundamentalistas e intolerantes dentro de la sociedad. Sin embargo, un paso importante en el reconocimiento como personas de la población LGBTTT, fue que la homosexualidad fue descartada como enfermedad en la Clasificación Internacional de Enfermedades por la Organización Mundial de la Salud el 17 de mayo de 1990.

Orígenes del Movimiento en México[viii].

Después de varios esfuerzos desde la literatura y las artes en visibilizar la homosexualidad, en 1971, a causa de un despido motivado por la supuesta homosexualidad de un empleado de una tienda departamental, se reúnen aristas, intelectuales y estudiantes, algunos de los cuales crean el Frente Homosexual de Liberación, liderado por la actriz, escritora y locutora coahuilense Nancy Cárdenas, quien, ante uno de los medios de comunicación con mayor audiencia ―en ese entonces―, como lo era el Noticiero 24 Horas, conducido por Jacobo Zabludovsky , hablaría sobre dicho despido y sobre la homosexualidad, declarándose abiertamente como lesbiana. Después Antonio Cué, terapeuta, y Braulio Peralta, periodista, escritor y poeta, fundarían el grupo Sexpol, como un esfuerzo dedicado al estudio y la reflexión de la sexualidad y la política.

En 1975, Nancy Cárdenas, junto con Carlos Prieto, Carlos Monsiváis y Luis González de Alba promovieron el Manifiesto en Defensa de los Homosexuales. En 1976, surgiría el grupo lésbico Ácratas y en 1977, la organización LESBOS, que en 1978 pasaría a llamarse OIKABETH; en este último año, también surgirían las asociaciones denominadas Frente Homosexual de Acción Revolucionaria y grupo LAMBDA. El 26 de julio del mismo año, un contingente de personas homosexuales se sumaría a la marcha conmemorativa de la Revolución Cubana y, en octubre, un contingente de mujeres lesbianas y gays marcharían, con consignas de liberación sexual, en la marcha conmemorativa por la masacre de Tlaltelolco.

En 1979, se realiza la Primera Marcha Lésbica―Homosexual, la cual fue replicada en 1980 y en 1981. Se constituyó el Grupo Sol y se conformó el Comité de Lesbianas y Homosexuales, que apoyó a Rosario Ibarra como candidata a la Presidencia por el Partido Revolucionario de los Trabajadores.

En 1983, se detecta el primer caso del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) en México, pandemia que desde su popularización generó un estigma y se consideró como un padecimiento exclusivo de homosexuales por la influencia de los medios de comunicación. Ante la alarma del surgimiento de una enfermedad que no tenía cura, propició que organizaciones de la sociedad civil tomaran como parte de su lucha, apoyar a las personas que viven con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

En 1992, el activista, Francisco Estrada Valle fue asesinado, hecho considerado que se trató de un crimen por homofobia.Su muerte impulsaría el debate sobre el concepto de crimen de odio por homofobia.

En 1997, Patria Jiménez ―activista por los derechos de las mujeres y de las población lésbica, gay, bisexual, transgénero y transexual― tomaría posesión como la primera diputada reconocida como lesbiana en la Cámara de Diputados.

Para 1998, se realizaría el Primer Foro de Diversidad Sexual y Derechos Humanos en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). En el mismo año, se crearía la Comisión Ciudadana de Crímenes de Odio por Homofobia.

En el año 2000, la activista del movimiento LGBTTTI y política mexicana, Enoé Uranga Muñoz, sería la primera diputada lesbiana en la ALDF.

En 2003, se llevaron a cabo las primeras bodas simbólicas entre personas del mismo sexo y se publicaría en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

En 2006, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se aprobaría la Ley de Sociedad de Convivencia, publicándose en la Gaceta Oficial del Distrito Federal (GODF), el 16 de noviembre del mismo año, el “Decreto de Ley de Convivencia para el Distrito Federal”. El 16 de marzo de 2007, se celebró la primera unión entre personas del mismo sexo.

Bisexuales, Trans e Intersexuales: los menos visibles

Para las personas bisexuales ha sido difícil luchar por sus derechos, pues existe el prejuicio de que son homosexuales o lesbianas, que no atreven a asumirse como tales, dentro y fuera de la población sexualmente diversa.

Ejemplo de ello es su visibilización tardía, pues sería hasta el 23 de septiembre de 1999, que por primera vez se conmemoró el Día Internacional de la Bisexualidad; propuesta que surgió en la sociedad civil estadounidense y británica, para honrar el aniversario luctuoso de Sigmund Freud, quien desde su disciplina, fue el primero en plantear la bisexualidad.

En 2003, se fundaría Opción Bi, como primer grupo conformado por personas bisexuales en México. La problemática de este grupo es compleja, porque experimentan rechazo de personas tanto heterosexuales como homosexuales, por lo que un primer reto que tuvieron fue reivindicar su existencia.

En cuanto a los hechos importantes de la lucha trans:

En 1970, en el Hospital General de la Ciudad de México, se practicó la primera operación de cambio de sexo.

En 1983, se realizaría la primera Marcha de personas Travestis, Trangénero y Transexuales.

Entre 2001 y 2008, TV Mex organizó los Encuentros Transgénero. En 2006, se fundaría la Organización Pro Diana. Posteriormente, en 2013, para atender la problemática de la población transgénero en reclusión, se fundaría Almas Cautivas.

Imagen de la Copa Warren, tomada de la página del Museo Británico: http://www.britishmuseum.org/whats_on/past_exhibitions/2006/archive_warren_cup.aspx

Imagen de la Copa Warren, tomada de la página del Museo Británico: http://www.britishmuseum.org/whats_on/past_exhibitions/2006/archive_warren_cup.aspx

En 2009, en la Ley de Salud del D. F., se incluyeron los tratamientos hormonales y las psicoterapias necesarios para el proceso de cambio de sexo.

Este grupo ha tenido grandes avances en materia del reconocimiento de la identidad de género, como se podrá ver más adelante, en el apartado “Las acciones del Gobierno de la Ciudad de México hacia el fomento del respeto de ejercicio de derechos de la población LGBTTTI.”

Debido a los pocos datos con los que se cuenta, es posible considerar que son las personas intersexuales, quienes han tenido menos representatividad en la lucha del movimiento LGBTTTI, pues como se podrá observar en el presente documento, en el apartado correspondiente a la EDIS CDMX 2013, es el grupo menos conocido de la diversidad sexual.

[i] Forma en la que cada persona manifiesta el género (como es la ropa y los comportamientos, entre otros).

[ii] Cabral Mauro y Benzur Gabriel. Cuando digo intersex. Un diálogo introductorio a la intersexualidad. En Cuadernos Pagu, Enero de 2005. P. 284

[iii] Organización de las Naciones Unidas. Principios de Yogyakarta. 2006.

[iv] Ídem.

[v] Entendida como atracción erótica y afectiva que experimentan las personas hacia otras de género diferente. Es decir, la atracción que puede sentir un hombre hacia una mujer y viceversa.

[vi] Fonseca Hernández, Carlos; Quintero Soto, María Luisa. La teoría Queer: la de-construcción de las sexualidades periféricas en Revista Sociológica, año 24, número 69, enero-abril de 2009. p. 45

[vii] En dicho Programa refiere 2 acciones específicas para la población LGBTTTI: en su Área de oportunidad 1, Meta 3 y área de oportunidad 5. Violencia, Objetivo 2, Meta 1.

[viii] Tomada de Cronología Mínima de la Historia LGBTTTI en la Ciudad de México, realizada en el marco de la Declaratoria Ciudad Amigable LGBTTTI, noviembre de 2015.

Marco Jurídico de protección de los derechos de las personas LGBTTTI a nivel local, nacional e internacional.

Si bien no existe a nivel internacional una Convención Universal o una declaración específica que proteja y garantice los derechos de la población LGBTTTI, sí hay un cuerpo de disposiciones normativas en las cuales se enmarcan sus derechos, tanto a nivel nacional como internacional, que se enlistan a continuación:

Se resalta que los Principios de Yogyakarta son una serie de preceptos orientadores sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos a las cuestiones de orientación sexual e identidad de género. Con ellos los Estados propondrán las medidas adecuadas a fin de garantizar el desarrollo de las personas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género, según sean necesarias para garantizarles a estos grupos o personas el goce o ejercicio de los derechos humanos en igualdad de condiciones.

En los instrumentos legales y normativos nacionales, se les contempla dentro de los grupos en situación de discriminación o vulnerabilidad, como son:

 

Destacando que la Constitución Política Mexicana, contempla principios fundamentales como el pro persona, cuya esencia es proteger de manera más amplia y progresiva los derechos de todas las personas, sin distinción alguna.

 

A nivel local, destaca la promulgación de la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Distrito Federal, la cual fue publicada en la Gaceta Oficial, el 24 de febrero de 2011, la que abrogó la ley anterior en la materia aprobada el 19 de julio de 2006, estableciéndose la prohibición a discriminar por orientación y preferencia sexual. Cabe comentar, que la ley federal sólo específica este último motivo. Posteriormente, la ley local fue objeto de una reforma, publicándose las modificaciones el 8 de septiembre de 2014. De manera explícita se establece que se considera como discriminación, la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia, y se prohíbe cualquier conducta que atente con el ejercicio de sus derechos y libertades fundamentales:

 

Artículo 5. Queda prohibida cualquier forma de discriminación, entendiéndose por ésta la negación, exclusión, distinción, menoscabo, impedimento o restricción de alguno o algunos de los derechos humanos de las personas, grupos y/o comunidades, estén o no en situación de discriminación imputables a personas físicas o morales o entes públicos con intención o sin ella, dolosa o culpable, por acción u omisión, por razón de su origen étnico, nacional, raza, lengua, sexo, género, identidad indígena, identidad de género, expresión de rol de género, edad, discapacidad, condición jurídica, social o económica, apariencia física, condiciones de salud, características genéticas, embarazo, religión, opiniones políticas, académicas o filosóficas, identidad o filiación política, orientación sexual o preferencia sexual, estado civil, por su forma de pensar, vestir, actuar, gesticular, por tener tatuajes o perforaciones corporales, por consumir sustancias psicoactivas o cualquier otra que tenga por efecto anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, de los derechos y libertades fundamentales, así como la igualdad de las personas frente al ejercicio de derechos. También será considerada como discriminación la bifobia, homofobia, lesbofobia, transfobia, misoginia, xenofobia, la segregación racial y otras formas conexas de intolerancia, el antisemitismo en cualquiera de sus manifestaciones.

 

El mismo ordenamiento legal, establece una serie de medidas positivas a favor de la igualdad de oportunidades y de trato para las personas integrantes de la población LGBTTTI (homosexuales, lésbicos, bisexuales, transexuales, transgéneros, travestis e intersexuales), que deberán se instrumentadas por todos y cada uno de los actores o entes públicos de la administración pública de la Ciudad de México (Art. 29):

 

  1. Diseñar,   desarrollar   y   ejecutar   programas   de   atención,   asistencia,   información,

educación y asesoría en la salud, en especial la salud sexual, incluyendo VIH y sida e infecciones de transmisión sexual, de forma completa, actualizada, personalizada, libre de estereotipos, prejuicios o estigmas, y considerando sus condiciones y necesidades específicas;

  1. Promover el acceso a los servicios públicos de salud;

III. Promover el acceso de las personas transgenéricas (sic) y transexuales a los servicios públicos de salud para la reasignación por concordancia sexo-genérica;

  1. Fortalecer la participación y promoción laboral de las personas LGBTTTI en las

diversas dependencias de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial en el Distrito

Federal;

  1. Diseñar, presupuestar, implementar y evaluar un programa con enfoque de derechos humanos y de género que contemple la sensibilización e información a empresas y a las y los empresarios sobre la población LGBTTTI y sus derechos humanos laborales; que otorgue reconocimiento a empresas y/o a las y los empresarios que adopten públicamente posturas en contra de la discriminación por orientación o preferencia sexual y por identidad o expresión de género, y que dé a conocer los diferentes programas, medidas y acciones para reconocer, respetar, garantizar y promover sus derechos;
  2. Reconocer y respetar la conformación y diversidad de las familias en el Distrito Federal.

 

La Ciudad de México dio un paso importante en el impulso de uno de los derechos sociales, al aprobar y promulgar una Ley que generó una figura jurídica para legalizar la unión entre parejas del mismo sexo, la cual establece una serie derechos y obligaciones para quienes han decidido ceñirse a este acuerdo: la Ley de Sociedad de Convivencia para el Distrito Federal, cuya figura, como se verá más adelante, ha sido “desplazada” con el reconocimiento del matrimonio como la unión entre dos personas, independientemente de su género.

Las personas del grupo LGBTTTI en la Ciudad de México, algunos datos.

No hay datos demográficos públicos disponibles acerca del peso poblacional de la comunidad LGBTTTI, tanto a nivel nacional como en la Ciudad de México, ya que se trata de información sensible, protegida por la Ley de Protección de Datos Personales para el Distrito Federal y la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares y cuya divulgación o reserva, depende exclusivamente de la voluntad de cada persona.

Por ello, sólo se cuenta con estimaciones no oficiales sobre esta población. Al respecto, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) estima que en el 2007, el porcentaje de personas no heterosexuales oscilaba entre 5 y 6 por ciento del total de la población mexicana; y para ese mismo año, la CDHDF calculaba de manera extra oficial alrededor de 875,000 personas homosexuales en la ciudad de México[i].

[i] CONAPRED, Programa Nacional para Prevenir Eliminar la Discriminación 2012, pp. 25 y 26.

 

La discriminación hacia las personas integrantes de la población LGBTTTI en la Ciudad de México

En junio de 2013 se realizó la primera Encuesta sobre Discriminación de la Ciudad de México (EDIS-CdMx 2013), preguntando a las personas que viven y transitan en esta Ciudad su experiencia y percepción sobre el fenómeno discriminatorio.

Ante la pregunta “¿En los últimos 12 meses, ha escuchado, visto o leído algo relacionado sobre discriminación hacia personas del DF?”, el 29.9% contestó que sí, y de esas personas el 7.3% recordó haber escuchado, visto o leído que “se discrimina a los homosexuales”, siendo el primer lugar de la lista de recordación. Al preguntar a las personas de la Ciudad de México “Cuando escucha el término ‘Discriminación’ ¿qué es lo primero que se le viene a la mente?” El 2.7% lo relacionó con homosexuales.

La tercera causa más común por la que se discrimina en esta ciudad es la preferencia y/o orientación sexual diferente de la heterosexual, según las y los encuestados.

El 89.3% de la ciudadanía señaló que se discrimina a las personas gays, y 64.4% de estas personas calificó que se les discrimina mucho. Para las personas que indicaron que éste es el grupo más el maltrato es la manifestación más evidente, mediante burlas, insultos, y rechazo (56.3%[i])

 

El 88.9 dijo que se les discrimina a las lesbianas y de esa respuesta, 50.7% dijo que se les discrimina mucho. El 2.9% de las personas encuestadas las consideró el grupo más discriminado en la Ciudad de México. 42.8%[3] mencionó las agresiones como expresiones de discriminación hacia este grupo.

84% de las personas encuestadas indicó que se discrimina a las personas de preferencia y/o orientación sexual distinta a la heterosexual y el 47.3% consideró que se les discrimina mucho.60.5%[4] de las personas que señalaron este grupo como el más discriminado mencionaron que son objeto de burlas, críticas y desconfianza.

3.4% de quienes respondieron que las personas de preferencia u orientación sexual distintas a la heterosexual son discriminadas porque inducen a los niños al homosexualismo

 

78.4% de las personas encuestadas señaló que se discrimina a las personas bisexuales, y el 49.5% opina que se les discrimina mucho. Se les preguntó a quienes mencionaron este grupo como el más discriminado ¿cuál es la principal manera o forma en que se les discrimina? 60.5[5]% indicó que es mediante el maltrato, como criticas, ofensas y rechazo.

 

El 81.1% de las personas encuestadas indicó que se discrimina a las personas travestis, y el 60.6% calificó que se les discrimina mucho. De las personas que que mencionaron a las personas transexuales como las más discriminadas, 34.7 se señala que su seguridad se ve amenazada pues viven agresiones físicas, 22.2% indicaron que se les insulta y 3.8% dice que ‘son mal vistos’, 1.7% indicó que son rechazados y 1.2% que sus derechos no son respetados.

 

20.1% de las personas que dijeron que las personas travestis son el grupo más discriminado mencionaron que ‘es desagradable ver a un hombre vestido de mujer’

El 71.2% de las personas encuestadas dijo que discrimina a las personas transexuales, y 47% dijo que se les discrimina mucho. Un dato que resalta en la encuesta es que en la población se confunde lo que es ser una persona transexual, pues quienes dijeron que este es el grupo más discriminado dieron un 16.7% a ‘por su forma de vestir’, y 3.0% a ‘por su vida/actividad sexual’

 

El 74.7% señaló que se discrimina a las personas transgénero, y 46.8% calificó que se les discriminamucho. La falta de comprensión a la condición de las personas transgénero se expresó en los comentarios de las personas que señalaron este grupo como el más discriminado: ‘se dice que son antinaturales’ 30.3%, ‘no respetan su sexualidad’ 26%, ‘no los comprende la sociedad’ 22.9%, ‘son mal vistos’ 20.8%.

68.9% dijo que se discrimina a las personas intersexuales y 43.2% dijo que se les discrimina mucho. Este grupo no fue mencionado como el más discriminado en la primera mención, por lo que se establece que hay un desconocimiento de la situación de este grupo.

Las consecuencias de la discriminación en la población LGBTTTI

Además del posible menoscabo de derechos, hay otras secuelas producto de la discriminación, como afectaciones emocionales que derivan en ideaciones y conductas suicidas. En el documento Principales Resultados del Diagnóstico situacional de personas lesbianas, gays, bisexuales, Transgénero, travestis, transexuales, intersexuales y queers (LGBTIQ) de México 2015 presentado en octubre de 2015, se manifiesta que haber experimentado la discriminación a lo largo de la vida aumentó en el grupo participante (6,596 cuestionarios autoadministrados online, a nivel nacional) la frecuencia de ideas e intentos suicidas.

En cuanto a la ideación suicida quienes han sido discriminadas por causa de la orientación sexual/identidad de género, existiendo un 23.48% entre quienes no han sido discriminadas y tienen ideas suicidas; y 42.33% entre quienes si han sido discriminadas y además expresan haber tenido este tipo de ideas. Sobre los intentos suicidas, 19.11% de las personas que han sido discriminadas o no por causa de la orientación sexual/identidad de género han intentado suicidarse, contra 9.49% entre quienes no han sido discriminadas pero han presentado una conducta suicida.

Las acciones del Gobierno de la Ciudad de México hacia el fomento del respeto de ejercicio de derechos de la población LGBTTTI.

El Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018, publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 11 de septiembre de 2013, señala dentro de su Área de Oportunidad 1. “Discriminación y Derechos Humanos”, que aun con los avances en la materia, la discriminación por orientación o preferencia sexual sigue siendo una conducta que no se logra eliminar del todo, por consiguiente es labor de todas las entidades públicas de la Ciudad de México realizar las acciones conducentes a efecto de prevenir y eliminar la discriminación que sufre la población LGBTTTI.

El “Objetivo 1” del Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018, dispone que se deberán realizar acciones que permitan el ejercicio pleno de los derechos de las personas, independientemente de orientación o preferencia sexual, para evitar de manera corresponsable la exclusión, el maltrato y la discriminación. Para ello, dispone como su Meta 3 “lograr la certificación del Distrito Federal como “Ciudad Amigable”, a través de distintas líneas de acción, entre las que figura la promoción de acciones para obtener la certificación de la Ciudad de México como una ciudad amigable para las personas mayores y la población LGBTTTI, como se verá más adelante.

Ciudad de México: Ciudad amigable LGBTTTI

Las acciones arriba señaladas son algunas de las que permitieron que se tomara la decisión de declarar a la CDMX, como Ciudad Amigable, el 23 de noviembre de 2015 mediante la publicación en la GODF del “Acuerdo por el que se declara a la Ciudad de México, “Ciudad Amigable con la Población Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual”. Esta declaratoria confirma el compromiso de esta Ciudad con el respeto a los derechos de la población LGBTTTI, y reconoce que aunque persiste la discriminación hacia esta población, puede responder mediante acciones de gobierno, invitando a celebrar las diferencias y la pluralidad humana.

El objeto de Declaratoria, es hacer saber a la comunidad nacional e internacional que la Ciudad de México, es el lugar de reunión, unión y de acuerdo y de diálogo de todas y todos, nacionales y extranjeros. Que en la gran Ciudad de México, nuestros habitantes, visitantes y huéspedes siempre se sentirán bienvenidos y tendrán la sensación de confort, amabilidad, concordia, libertad, igualdad, seguridad jurídica y sobre todo, respeto.

Además, el acuerdo, resulta ser un mecanismo para el goce y ejercicio de los derechos las personas pertenecientes a la población LGBTTTI, pues de éste se desprenden compromisos importantes:

  • Inclusión de la perspectiva de derechos humanos y género de las personas LGBTTTI y atención sin discriminación y trato igualitario, digno y de calidad.
  • Capacitación y sensibilización constante y periódica en materia de igualdad y no discriminación a las personas servidoras públicas de la administración local: procuración de justicia, seguridad pública y salud.
  • Programas de difusión para modificar la cultura y transitar a una sociedad respetuosa e incluyente de la diversidad y de género.
  • Instalación de una línea especializada LGBTTTI, en el servicio de localización telefónica LOCATEL.
  • Armonización de las normas legales, acorde con los tratados internacionales en materia de derechos humanos y con perspectiva de género.
  • Homologación de derechos, en función del interés superior de la niñez, para las familias homoparentales y lebomaternales.

En el marco de la Declaratoria, el COPRED llevó a cabo diversas actividades, como la iluminación del Monumento a la Revolución con la bandera LGBTTTI, el Conversatorio denominado “Avances y Retos en Materia de Políticas Públicas e Inclusión Social para la Población LGBTTTI”, la instalación de un Pabellón Cultural y un Concierto Conmemorativo: http://data.copred.cdmx.gob.mx/declaratoria-cdmx-ciudad-amigable-lgbttti/

Día conmemorativo

El gobierno de la Ciudad de México se ha caracterizado por ser pionero en la implementación de acciones que permiten el ejercicio de derechos de los grupos considerados en situación de discriminación. Ejemplo de ello es que el 16 de mayo de 2007 se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el “Acuerdo por el que se instituye el 17 de mayo de cada año, como día de lucha contra la homofobia en el Distrito Federal”; con ello visibilizaría su compromiso con la homofobia.

Mientras, a nivel nacional, fue hasta el 21 de marzo de 2014 que se cambiaría la perspectiva de la conmemoración, pasando de la tolerancia a la lucha contra la homofobia, a decretar el 17 de mayo, como el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia, publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Por otra parte, el 13 de noviembre de 2015 fue publicado en la GODF el “Acuerdo por el que se instituye el 13 de Noviembre de cada año, como día de las Personas Trans”, con la finalidad de visibilizar al colectivo de personas y con ello abonar al pleno goce de sus derechos y libertades fundamentales.

 

Acciones interinstitucionales

El Gobierno de la CDMX ha establecido también mecanismos de colaboración interinstitucionales para vigilar el respeto de los derechos de la comunidad LGBTTTI, y ejemplo de ello es el “Acuerdo por el que se establecen los Criterios conforme a los cuales debe operar la Red Interinstitucional de Atención a la Diversidad Sexual” publicada en la GODF el 10 de marzo de 2014, que mandata a todas las instituciones de gobierno a realizar acciones coordinadas para garantizar la atención libre de prejuicios dirigida a la comunidad LGBTTTI.

Por otra parte, el 19 de mayo de 2014 se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el “Acuerdo por el que se instruye a Diversas Dependencias de la Administración Pública del Distrito Federal a Implementar Acciones en la Ciudad de México en la Lucha Contra las Fobias hacia las Poblaciones Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros, Transexuales, Travestís e Intersexuales (LGBTTTI)”. En éste se instruye a una serie de dependencias (Secretaría de Educación, Secretaría del Trabajo, Secretaría de Seguridad Pública, Secretaría de Desarrollo Social, Procuraduría General de Justicia de la CDMX, Consejería Jurídica y de Servicios Legales de la CDMX, Contraloría General de la CDMX, Servicio Público de Localización Telefónica de la Ciudad de México, Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal y a los que responsables o corresponsables de líneas de acción del PDHDF (ahora PDHCDMX) para que, en coordinación del COPRED, lleven a cabo una serie de acciones puntuales con el objetivo de abatir la discriminación hacia la población LGBTTTI.

Asimismo, el Diagnóstico y el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (hoy Programa de Derechos Humanos de la Ciudad de México) incluyen un capítulo sobre los derechos de la población LGBTTTI proponiendo estrategias transversales para todos los órganos del Gobierno local. Cabe destacar que el capítulo 25 del PDHDF “Derechos de la población lesbiana, gay, bisexual, transexual, transgénero, travestí e intersex” tiene como objetivo general respetar, proteger, promover y garantizar bajo el principio de igualdad y no discriminación los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales para la población LGBTTTI que habita y transita en la Ciudad de México. Fue la primera vez, que este grupo de población fue visibilizado en un programa de gobierno.

En el marco del cumplimiento de las líneas de acción de dicho capítulo, se publicó en la GODF el 18 de junio de 2013 el “Acuerdo por el que se implementa el Centro Comunitario de Atención a la Diversidad Sexual en el Distrito Federal”, por medio del cual se creó un centro de atención especializado para la población LGBTTTI, que brinda apoyo psicológico, legal y médico.

Justicia

Actualmente en México, de las 32 entidades que conforman la República, sólo 3 (Colima, Guerrero y Michoacán) consideran los crímenes hacia la población LGBTTTI o delito de homofobia como delito autónomo en sus Códigos Penales, y 9 (Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Ciudad de México, Jalisco, Nayarit, Puebla, Querétaro y San Luis Potosí) lo estipulan como agravante de homicidio. Los demás estados no han tipificado de una u otra forma, estos crímenes en su normatividad penal.

Según el Informe Final de la “Investigación sobre la atención de personas LGBT en México” realizado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, el abuso de autoridad a nivel nacional concentra el mayor número de casos de personas LGBT en calidad de víctimas del delito[i]. Con el objeto de garantizar el ejercicio del derecho a la justicia en la CDMX, el 30 de noviembre de 2010 se publicó en la GODF el “Acuerdo A/023/2010 del C. Procurador General de Justicia Del Distrito Federal, por el que se crea la Unidad Especializada para la Atención a Usuarios de la Comunidad LGBTTTI (MP LGBTTTI)”. Esta Unidad cuenta con personas servidoras públicas capacitadas sobre los derechos de la población LGBTTTI con la finalidad de dar atención especializada en materia de justicia; es competente para conocer delitos de discriminación en razón de orientación/preferencia sexual; delitos por homofobia, por identidad o expresión de género; y averiguaciones previas iniciadas por otros delitos relacionadas con personas pertenecientes a la comunidad LGBTTTI.

De manera complementaria, la CDMX cuenta con un protocolo que puntualiza las líneas de actuación y procedimientos específicos que deben seguir las personas servidoras públicas de la Procuraduría General de Justicia de esta Ciudad para cumplir el ejercicio de los derechos de la población LGBTTTI, que fue publicado en la GODF el 1 de junio de 2012 como “Acuerdo A/007/2012 del Procurador General de Justicia del Distrito Federal, mediante el cual se emite el Protocolo de Actuación para la Atención a las Personas de la Comunidad LGBTTTI”. Cabe señalar, que el Jefe de Gobierno instruyó al Sr. Procurador a que se modificara este Protocolo en el Acuerdo de acciones contras las fobias hacia estas poblaciones. De esta forma se publicó en la GODF del 27 de julio de 2015 el Acuerdo A/011/2015 del C. Procurador General de Justicia del Distrito Federal, por el que se modifica el Protocolo de Actuación para la atención a las personas de la comunidad LGBTTTI.

También es importante mencionar el Protocolo de Actuación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal para Preservar los Derechos Humanos de las personas que pertenezcan a la Población LGBTTTI, publicado en la GODF el 16 de mayo de 2013.

Por otra parte, el 13 de noviembre de 2015 se publicó en la GODF el ‘Acuerdo por el que se crea la Unidad para la Atención y Prevención de la Violencia hacia las Personas de la Población Lésbica, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI).

Reformas: matrimonio igualitario y reconocimiento de la identidad de género

El 29 de diciembre de 2009 se publicó el “Decreto por el que se reforman diversas disposiciones del Código Civil para el Distrito Federal y del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal”, entrando en vigor el 4 de marzo de 2010 una serie de modificaciones a ambos Códigos donde resalta el cambio de conceptualización en el Código Civil del matrimonio como la unión entre dos personas en vez de ser la unión entre hombre y mujer. Esta diferencia permite, a partir de la fecha señalada, que las personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio y permite una relación con mayores derechos que la establecida como Sociedades de Convivencia, que se señalaba líneas arriba.

En este rubro, son importantes las decisiones que ha tomado el máximo tribunal mexicano: La Suprema Corte de Justicia de la Nación, al pronunciarse a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, así como de los derechos que de esa unión derivan, tales como la adopción y la seguridad social:

El 5 de febrero de 2015 se publicó en la GODF el “Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones del Código Civil para el Distrito Federal y del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal”. Se modifica el concepto de identidad de género establecido previamente en el “Decreto por el que se reforma y adiciona el Código Civil para el Distrito Federal; se adicional el Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal y se adiciona el Código Financiero del Distrito Federal” publicado el 10 de octubre de 2008. Con el decreto de 2015, se define la identidad de género de la siguiente manera: “la convicción personal e interna, tal como cada persona se percibe a sí misma, la cual puede corresponder o no al sexo asignado en el acta primigenia” y permite, a través de un sencillo trámite administrativo en el Registro Civil, obtener una acta de nacimiento acorde a la identidad sexogenérica de la persona. Complementariamente, se publicó en el mismo medio el 14 de octubre de 2015, el Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones del Reglamento del Registro Civil del Distrito Federal.

Desde el COPRED señalamos que las identidades trans se construyen independientes de los cambios físicos o quirúrgicos, y en ese sentido resaltamos el gran avance que supone el reconocimiento legal de la identidad de género sin el requisito de tener modificaciones corporales, permitiendo el acceso a una nueva acta de nacimiento a personas que no contaban con recursos económicos para realizar el Juicio Especial, o a quienes no querían hacerlo.

Para evitar la discriminación a la Población LGBTTTI, es necesario eliminar los prejuicios y estereotipos sociales, por lo que:

  1. La diversidad sexual es una realidad que ha estado presente en la historia de la humanidad; el modelo de familia nuclear (padre, madre e hijos) es una construcción social, que no refleja la diversidad existente y su imposición como modelo único puede vulnerar el derecho de las personas de la población LGBTTTI a formar la propia.
  2. Las identidades sexuales no son modas, caprichos o enfermedades. Es fundamental reconocer el derecho que cada persona tiene para definirse y construir su proyecto de vida.
  3. Ni sobre este tema o ningún otro, las ideologías de credo se deben imponer como razones de estado.
  4. Para vivir en una sociedad democrática debemos reconocer que todas las personas somos libres e iguales. Los derechos humanos, no están ni pueden estar sujetos a consulta ni a votación.

[i] Pag. 330-331

__________

[1] Sumando las respuestas de las variables “agresiones verbales”, “burlarse”, “los ven feo”, “los tratan mal”, “los rechazan”, “los critican”, “humillándolos”, “les dicen maricones”, “los ven como inferiores”, “señalándolos”, “bulling”, “apodos2, “desprecio”, “los ven como bichos raros”, “no les dan valor como seres humanos”, “les faltan al respeto”, “sienten que los van a contagiar con tocarlos”.

[1] Sumando los porcentajes de las respuestas ‘les dicen groserías’, ‘agreden’, ‘les dicen sucias’, ‘humillándolos’, ‘se burlan’, ‘les dicen marimachas’, ‘les golpean’, ‘les ponen apodo’, ‘bullyng’

[1] Sumando los porcentajes ‘les gritan en la calle’, ‘se burlan de ellos’, ‘son juzgados’, ‘los excluyen de los círculos sociales’, ‘se desconfía de ellos’, ‘son ignorados/no se les toma en cuenta’

[1] Sumando los porcentajes de las respuestas ‘los critican’, ‘los insultan’, ‘rechazan’, ‘los tratan mal’, ‘repudian’, ‘ofensas’, los hacen de menos’